¿Qué es una traducción pública y por qué podés necesitarla al tramitar una visa de residencia?

Este año, conocí a una pareja de jóvenes que se radicarían en Canadá. Con un proyecto laboral que los esperaba en la otra punta del continente y a meses de tener a su primer hijo, estaban tramitando sus visas de residencia. Son uno de los tantos casos de argentinos que emigran —se estima entre el 2 % y el 3 % de la población— y si lo hacen a un país de habla inglesa, como en este caso, tienen que reunir una larga lista de certificados entre los cuales están las traducciones públicas.

Entonces, ¿qué es una traducción pública y por qué es necesaria?

Es la traducción de cualquier tipo de documentos, realizada por un traductor certificado (matriculado en el Colegio de Traductores Públicos correspondiente a su jurisdicción) y se considera como documento oficial con la misma validez legal que el original. La suelen exigir autoridades como ministerios, juzgados, instituciones académicas, embajadas.

Tomemos como ejemplo la traducción de un certificado de matrimonio o de un certificado de unión convivencial. En este último caso —si la pareja que va a establecerse en el exterior no se ha casado, pero han convivido por un plazo determinado—, la embajada puede solicitarles completar un formulario con carácter de declaración jurada. Este documento, redactado en inglés, una vez completado por los solicitantes, deberá tener las firmas certificadas por escribano público. En el caso de que el escribano no conozca el idioma, solicitará la traducción del formulario antes de certificar las firmas.

Algunas características de este tipo de traducciones:

  • Tiene un formato textual formal a través del cual el traductor describe detalladamente toda la información que contiene el documento fuente, incluidos sellos y firmas.
  • Contiene una leyenda de cierre que el traductor utiliza al finalizarla para dar fe de lo que ha traducido, también debe tener su firma y su sello.
  • Siempre se adjunta al documento original y se legaliza en el Colegio de Traductores Públicos que certifica que la firma del traductor coincide con la de sus registros.

Si consideramos el ejemplo del certificado de matrimonio, antes de traducirse, deberá estar apostillado por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina. El Colegio de Escribanos también apostilla documentos, pero es conveniente consultar qué tipo de documentos aceptan.

Según dónde se presente la traducción, una vez traducido y legalizado el documento, puede ser necesario apostillarlo nuevamente. Si buscás información acerca de cómo apostillar, podés visitar: https://www.argentina.gob.ar/legalizar-o-apostillar-un-documento

¿Estás planeando radicarte en un país de habla inglesa, necesitás traducir documentación personal? Si tenés dudas al respecto, comunicate con nosotros.  En WordWide Services, estamos para asistirte.